9 consejos de éxito para lograr una alta inteligencia emocional como gerente de proyectos

  • Hay una serie de pruebas y cuestionarios disponibles en línea que puede utilizar para averiguar cuáles son sus fortalezas y debilidades en lo que respecta a la IE.
  • ¿Su vocabulario es lo suficientemente extenso como para usar palabras que transmitan sus mensajes con mayor fluidez?
  • Comience cada día con una breve reunión de grupo.

La gestión de proyectos se considera una de las categorías laborales más estresantes del mundo. Al mismo tiempo, planificar y ejecutar proyectos es fundamental para el crecimiento de la organización. El éxito en la gestión de proyectos depende de qué tan bien un director de proyecto pueda hacer malabares con varias tareas a la vez. Pero no solo requiere habilidades técnicas agudas y una habilidad para controlar varias partes móviles. También se basa en su capacidad para gestionar a las personas de forma eficaz.

Una vez que haya identificado estos factores estresantes, debería ser más fácil encontrar formas en las que pueda hacer la vida más fácil para usted y para los demás que podrían conducir a un entorno de trabajo más armonioso y que mejore la moral.

¿No convencido? Sin las habilidades interpersonales necesarias, un proyecto puede desintegrarse rápidamente en el caos, independientemente de qué tan bien esté financiado. La investigación muestra que se desperdician hasta 122 millones de dólares por cada mil millones de dólares invertidos en proyectos en los Estados Unidos. Además, dos tercios de todos los proyectos se completan más tarde de lo planeado y tienden a exceder el presupuesto. Como director de proyecto, estos hechos no son nada alentadores. Una excelente manera de crear mejores probabilidades para usted es trabajando en sus niveles de inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Una definición común de inteligencia emocional (IE) es que es la capacidad de ponerse en contacto con sus propias emociones y desarrollar una comprensión de las emociones de otras personas. Se trata de conocer cómo piensan y sienten las personas, y enmarcar sus propias respuestas en consecuencia.

La inteligencia emocional no es algo con lo que las personas nacen normalmente. Es una habilidad de las personas que puedes desarrollar. Cuando se trata de personas en posiciones de liderazgo, tener una alta inteligencia emocional puede tener un gran efecto en el éxito que tienen para lograr que los miembros del equipo produzcan su mejor trabajo. Dicho esto, ¿cómo se puede lograr una alta inteligencia emocional como gerente de proyecto? Los siguientes nueve consejos pueden ser de ayuda.

1. Evalúe su IE

Muchas personas no son conscientes de su posición en la escala de la inteligencia emocional. Algunas personas pueden incluso pensar que ya son excelentes para comprender sus propias emociones. Pero la única forma de tener una idea real de lo que necesita mejorar es haciendo una autoevaluación. Hay una serie de pruebas y cuestionarios disponibles en línea que puede utilizar para averiguar cuáles son sus fortalezas y debilidades en lo que respecta a la IE. Según los resultados, es probable que obtenga comentarios sobre lo que necesita trabajar.

2. Preste atención a cómo se comunica

Al manejar proyectos, la forma en que se comunica con los miembros del equipo, los proveedores y otras partes interesadas puede tener un impacto importante en los entregables. Tome notas teniendo en cuenta lo que dice y cómo reacciona la gente cada vez que interactúa en el lugar de trabajo. ¿Su elección de palabras está transmitiendo correctamente el mensaje deseado? ¿Podría haber explicado mejor un proceso o actividad para que cualquiera pueda entenderlo? ¿Su vocabulario es lo suficientemente extenso como para usar palabras que transmitan sus mensajes con mayor fluidez? ¿Está realmente escuchando las quejas e inquietudes de los involucrados en los proyectos en los que está trabajando? ¿Cuánto esfuerzo pones en comprender el lenguaje corporal y las señales de comportamiento de los demás?

3. Comuníquese con frecuencia

No es de extrañar que la comunicación aparezca dos veces en la lista. Después de todo, una buena comunicación es fundamental en la planificación y ejecución de cualquier proyecto. El hecho de que las personas puedan olvidar cosas y los cambios puedan surgir por capricho mientras se trabaja en un proyecto significa que debe haber una comunicación constante y regular para garantizar que todos estén en sintonía en todo momento. Puede hacer esto comenzando cada día con una pequeña reunión de grupo. Use el tiempo para repasar las tareas establecidas para el día, reiterar los objetivos del proyecto y abordar cualquier inquietud persistente. Esto no solo lo mantendrá al tanto del progreso del proyecto, sino que también le permitirá escuchar los desafíos que enfrenta el equipo, para que pueda abordarlos de inmediato.

4. Identificar los factores de estrés

Como se mencionó, la gestión de proyectos es conocida como uno de los trabajos más estresantes del mundo debido a todos los diferentes componentes que intervienen en la ejecución de un proyecto. Como tal, es fácil que surja la frustración e incluso la ira, lo que puede afectar el desempeño del equipo. Por ejemplo, una perorata enojada puede hacer que los trabajadores se sientan despreciados. Además, los miembros del equipo pueden sentirse estresados ​​a cambio, si su propia reacción al estrés implica deshacerse de ellos. Aprender a monitorear y manejar sus niveles de estrés como gerente de proyecto lo ayudará a responder mejor en tales circunstancias. Tómese un tiempo para pensar en las cosas que le afectan en el trabajo, así como en las que podrían ser estresantes para los empleados. Una vez que haya identificado estos factores estresantes, debería ser más fácil encontrar formas en las que pueda hacer la vida más fácil para usted y para los demás que podrían conducir a un entorno de trabajo más armonioso y que mejore la moral.

5. Escriba sus valores fundamentales

¿Cuáles son sus principios rectores como director de proyecto? Una gran parte de la alta inteligencia emocional es ser más consciente de sus valores personales. Una vez que los haya identificado, podrá saber qué aspectos de su vida laboral priorizar y cuáles considera que son factores decisivos. Informe a los miembros del equipo lo que espera en función de estos valores.

¿Cuáles son sus principios rectores como director de proyecto?

6. Conozca de verdad a su equipo

Como gerentes de proyecto, es fácil dejarse atrapar por un juego de números al establecer objetivos puramente basados ​​en datos. Si bien es bueno centrarse en la ejecución oportuna y respetar los plazos, también es fundamental tratar a las personas como seres humanos en lugar de como objetos o números que deben manipularse. Los líderes que tienen una alta inteligencia emocional son conscientes de esto. Tienen el deber de conocer a cada miembro del equipo y permitirles compartir sus inquietudes. Tener este tipo de relación laboral saludable con tus empleados hará que se sientan más valorados y empoderados en lo que a su rol en un proyecto se refiere.

7. Practica más empatía

La empatía es, sin duda, una de las habilidades más importantes que los líderes deben tener cuando se trata de diferentes personalidades, especialmente cuando se trabaja en proyectos. Los gerentes de proyectos exitosos se enfocan en mejorar sus habilidades interpersonales, para que puedan responder con menos juicio y estar más dispuestos a ver las cosas desde la perspectiva de los demás. Ser empático no significa aguantar las excusas y relajar los valores. Sin embargo, lo ayudan a mostrar una mayor comprensión de los diversos problemas que pueden afectar el desempeño de los miembros del equipo.

8. Esté dispuesto a asumir la responsabilidad de sus acciones.

Su rol como gerente de proyecto no lo exime de cometer errores o juzgar mal los resultados. Lo importante en lo que respecta a esto es ser franco al respecto cada vez que cometa un paso en falso. Evite pasar la pelota o echar la culpa a otra parte si las cosas no salen como lo planeó. Si te equivocaste, di que te equivocaste. Discúlpate si se justifica una disculpa. Asumir la responsabilidad ayuda a generar respeto, que también es importante para que las personas den lo mejor de sí mismas cuando trabajen en proyectos.

9. Recuerde celebrar el éxito

La gestión de proyectos se trata de cumplir objetivos y lograr objetivos. Tomarse el tiempo para resaltar cada hito importante, así como las contribuciones de los miembros del equipo para lograrlo, puede ser un factor de motivación para todos los integrantes del equipo.

En un entorno de trabajo que cambia rápidamente, administrar bien a las personas es más importante que nunca para que los proyectos organizacionales se ejecuten con éxito. Expandir su inteligencia emocional lo ayudará a convertirse en un mejor gerente de proyectos.

Robert Momento

Robert Moment es un coach, formador, conferencista y autor del libro High Emotional Intelligence for Managers, con experiencia y altamente cualificado y certificado por la ICF en inteligencia emocional. Robert se especializa en el desarrollo de gerentes, ejecutivos y empleados para lograr una alta inteligencia emocional para lograr el máximo rendimiento y éxito.   Robert está certificado para entregar la evaluación del perfil de inteligencia social + emocional (SEIP) ®, el instrumento más completo, científicamente validado y estadísticamente confiable en el mercado y revisar los resultados con los clientes y crear un plan de acción de desarrollo integral. Esto incluye las versiones individual y 360, así como las ediciones para el lugar de trabajo y para adultos.  
https://www.highemotionalintelligence.com

Deje su comentario.